¿Cómo se hacía antes el cine a color?

El Standar flat 1927 fue el formato estándar hasta el año 1952 y en él se filmaron clásicos como Ciudadano Kane, Lo que el viento se llevó (1939) o King Kong.

Desde sus comienzos el cine intentó reproducir el color. En el año 1896 los fotogramas  se pintaban a mano.

Era habitual que se tiñeran con color los fotogramas de algunas escenas de la película. Con ello se intentaba reflejar los diferentes estados de ánimo de los protagonistas o imitar condiciones de iluminación. Por ello se pintaban de color azul las escenas que sucedían de noche,  de amarillo si eran de día o de color rojocuando había fuego o sangre.

Los avances definitivos se lograron utilizando los descubrimientos de la fotografía en color, basados en la teoría de Maxwell. Mediante la mezcla adecuada de rojos, azules y verdes se podían reproducir todos los demás colores. Era necesario superponer fotografías (roja, azul y verde) y proyectarlas mediante tres lámparas sobre una sola pantalla.

Uno de los primeros intentos llegó de la mano del Kinemacolor en 1906. Para ello  exponía las imágenes sucesivamente con filtros azules y rojos que fueron mejorando paulatinamente hacia una reproducción más exacta del color.

“Lo que el viento se llevó” fue la primera película en color con éxito  comercial si bien el Technicolor se empleó por primera vez en el largometraje La feria de las vanidades de Rouben Mamoulian, en 1935.